El tipo de madera que vayamos a utilizar dependerá de diversos factores tales como la durabilidad, el costo, el peso, el color, la estabilidad y la fortaleza del material.

Existen muchos tipos de madera pero sólo unas pocas poseen las características recomendadas para ser utilizadas a nivel industrial.

Entre las formas de clasificar la madera la más extendida es la referente a sus características de dureza.  Así podemos englobarlas todas en dos grandes grupos: Las maderas blandas y las maderas duras.

Maderas Blandas:

Los árboles de crecimiento rápido, perennes y coníferas suelen ocupar el mayor porcentaje entre el tipo de maderas blandas.

Algunas de las más utilizadas son: pino, álamo, olmo, ciprés, abeto, cedro, etc.  El termino blanda no es siempre igual a madera menos resistente; algunas pueden serlo y otras no lo son tanto. En resumen, se refiere a que son más fáciles de trabajar y mucho más dúctiles.

Estos tipos de maderas son las más ligeras, baratas y las más habituales en la mayoría de muebles y estructuras.  Tienen una durabilidad mucho menor que las duras y al ser tratadas producen muchas más astillas.

El atractivo estético de las maderas blandas es bastante menor que el de las maderas duras, y por ello se suelen emplearse menos en la elaboración de muebles y artesanía y casi siempre son tratadas con pintura, barniz o tintes. Son por lo general muy abundantes y tienen un coste bastante asequible económicamente.

Maderas Duras:

Son más caras y normalmente más resistentes. Trabajar con este tipo de madera es más difícil porque son menos lisas y tienen más irregularidades, sin embargo, darles forma con máquina suele ser más fácil.

Son las utilizadas para la construcción y la ebanistería, produciendo como resultado muebles de gran calidad y con excelentes acabados. Tienen un tratamiento más complicado, pero es una madera más bonita con más dureza y resistencia al paso del tiempo.

Estos factores hacen que el precio de las maderas duras sea más caras en comparación a las blandas.  Las maderas duras provienen de árboles de crecimiento prolongado. Esto hace que para alcanzar el punto necesario para ser talados haya que esperar más tiempo y por lo tanto son bastante más caras.

Tipos de madera para muebles a medida
es_ES
ca es_ES

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar